Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image

Deportes y Comunicación | November 21, 2018

Scroll arriba

Arriba

Sin comentarios

¿Atrapado en la red?

¿Atrapado en la red?
ivanferrer

Estoy con la novena temporada de Walking Dead. Espero que ésta sea, de verdad, la última. Ese alargue hasta el infinito de la trama se me está atragantando bastante. Zombies, supervivencia, clanes y luchas de poder que se debaten entre sí y entremezclan sin fin… Cada vez soy más partidario de las series de una sola temporada. Una ficción que dura unos pocos episodios y acaba. Pero no con un final abierto e incierto; un desenlace con una conclusión contundente y lapidaria, que no da margen más que a cerrar la serie y pensar en cuál va a ser la siguiente. Odio los finales que enlazan con nuevos principios en los que se ha materializado la posibilidad de resucitar, por arte de magia, la trama para una entrega más, con una vuelta de tuerca entre surrealista y extravagante. Ahí cayó, para mí, el mito de Prision Break.

Volviendo a Walking Dead y a esas hordas de zombies anónimos sin cerebro, que solo buscan comida… Cada vez me recuerdan más a las redes sociales: rebaños de trols sedientos de sangre, constantemente indignados y cabreados, con la recortada a punto y la cara tapada… Siempre alarmados, sin medida, da igual el debate y la temática. Y las redes sociales arden con sus comentarios a modo de combustible, eternamente inflamable… Esta vez la diana de las iras se ha centrado en una camiseta del hijo mediano de Messi. Una simple elástica roja que levantaba la ligera sospecha -fundada o no- que podía ser de River… Menos mal que su madre salió al paso desmintiéndolo; de lo contrario no hubiera dormido tranquilo…

¿Hay que estar siempre alerta con los comentarios en las redes sociales? ¿O es mejor, si eres deportista de élite, no tenerlas?

photo credit: s_gulfidan Balıkçılar via photopin (license)

Publicar un comentario

Rellena el Captcha (para evitar el spam) * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.