Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image

Deportes y Comunicación | December 14, 2018

Scroll arriba

Arriba

Sin comentarios

Cuento del runner (Nudo)

Cuento del runner (Nudo)
ivanferrer

Sí, yo ya empiezo a tener una edad. En año y pico abandono la década de los 30. Yo fuí de los que hizo EGB. Esa etapa de 8 años en la que las horas de estudio era pocas y en la que la única preocupación era si esta vez conseguiríamos ganar al “B” en la hora del patio (yo era del “A” y no había cambios de clase excepto problemas excepcionales. No como ahora, que en cada ciclo los vuelven a mezclar; al menos en el colegio de Anna) o si me tendría que quedar después de clase a escribir 100 ó 200 veces, en un folio en blanco, “No hablaré en clase”.

Mis padres -que venían de una generación en que no tenían tanta importancia los estudios- se esforzaban en inculcarnos la importancia de aprender y estudiar para tener un porvenir el día de mañana. Era exigentes en todo, menos en deporte (no había problema porqué se me daba bien), plástica (todos teníamos claro que era un tocho y que el cinco era toda una proeza), música (solo me defendía medianamente con el triángulo) y ética (ese cajón de sastre en que hablábamos de cosas variadas que nada tenían que ver con el resto de asignaturas).

Y años más tarde, las 4 marías, las asignaturas que entre todos despreciamos y nos tomamos a broma, resulta que pintan más de lo que parece. La ética (o la religión), nuestro mundo interior, sí que importa. El sentido que damos a nuestra vida, qué hacemos en nuestro fugaz paso por la Tierra y qué huella dejamos no son ninguna tontería. En lo que se refiera a la plástica y la música (o el arte, en todas sus expresiones), la arrinconamos durante nuestra educación, pero cuando somos mayores idolatramos a pintores, músicos, escritores y actores. Y el deporte es un caso clínico, digno de estudio, en el que debemos trabajar ya. En 2013, 42 millones de niños menores de 5 años ya tenían sobrepeso en todo el planeta. Y más de 3 millones de personas mueren al año por enfermedades causadas por la obesidad. Yo me sumo a la idea que predica Fran Chico. Media hora al día de deporte para nuestros niños sería muy beneficioso. Yo creo que un poquito de running o juegos en los que los niños muevan el cuerpo cada jornada sería un hábito excelente para los más pequeños.

¿Es posible tener una mens sana sin corpore sano? ¿Es suficiente 1 hora de deporte a la semana? ¿O si quieres más deporte para tus hijos lo mejor es buscarte la vida fuera del colegio?

photo credit: Saltando la cuerda via photopin (license)

Publicar un comentario

Rellena el Captcha (para evitar el spam) * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.