Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image

Deportes y Comunicación | January 21, 2019

Scroll arriba

Arriba

Sin comentarios

Cuento triste de Navidad

Cuento triste de Navidad
ivanferrer

Sé que estamos a una semana del día de Navidad y que, durante estas fechas, en el mundo debería reinar, aún más, la paz, el amor y la concordia (sin olvidarse del resto del año). Pero no dejo de pensar que el mundo es una auténtica mierda. La realidad es un exprimidor gigante de naranjas, sin piedad alguna. De esos automáticos que sacan todo el jugo y prácticamente volatilizan la pulpa convirtiéndola en un amasijo indeterminado y seco de pieles. Para una empresa que trata a sus empleados como aliados y colaboradores que ayudan a conseguir unos objetivos corporativos comunes –siendo generoso-, hay nueve que usan los “recursos humanos” (qué término tan repugnante) hasta el último gramo de energía para después lanzarlos al contenedor y buscar un sustituto (si no ha estallado por estrés o depresión antes).

Y el deporte no es ajeno a esta desastrosa moda, que genera ineficiencia y bajo rendimiento -aunque parece que a casi nadie le interesa-, aunque el personal se llena la boca con la frase que sostiene que “el primer cliente, al que hay que tener satisfecho y motivado, es el empleado”.

Por eso, en el PSG, como ya no pueden muñir económicamente más la vaca de Rabiot, pues lo dejan en el banquillo lo que le queda de temporada. Como ya no podrá sacar ningún euro más de él –al no querer renovar el jugador y quedar libre en junio- pues le aparta, como si ya fuera una naranja exprimida…

Cuestion de recursos (humanos)…

¿Eres de los que exprime a sus empleados? ¿O crees que es mejor crecer juntos?

photo credit: Lst1984 Missing you – V2 via photopin (license)

Publicar un comentario

Rellena el Captcha (para evitar el spam) * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.