Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image

Deportes y Comunicación | October 17, 2019

Scroll arriba

Arriba

Sin comentarios

¿Despilfarras tu futuro eternamente?

¿Despilfarras tu futuro eternamente?
ivanferrer

Parece que Balotelli se encuentra en una espiral sin fin de oportunidades lanzadas, con efecto, al cubo de la basura. Sus cualidades futbolísticas le abrieron, con solo 16 años, las puertas de las categorías inferiores del Inter de Milán. Parecía cuestión de tiempo que Mario se instalaría en la élite para, posteriormente, atacar y apuntar a un palmarés y cotas solo reservadas para los mejores de los mejores. Todo estaba dispuesto, con una silla libre, para situarlo en la mesa de los cracks de talla mundial.

Excentricidades, excesos, un foco muy difuso en todo lo referente al esfuerzo y la constancia personal… Siempre me ha parecido -desde la distancia y el desconocimiento directo del futbolista- que Mario se siente muy cómodo como un verso suelto dentro de un colectivo de alto rendimiento, como si la guerra no fuera con él. Y en vez de ser un diamante en bruto a pulir (que ayudara a subir el nivel del grupo), se ha acabado convirtiendo, en cada ocasión, en una amenaza constante; una bomba inestable que podía hacer estallar la paz del equipo en cualquier esquina.

Parece que el círculo se ha cerrado y el jugador italiano vuelve a casa. Con 29 años y tantas ocasiones perdidas, parece alucinante que aún tenga posibilidades de volver a la selección y que Roberto Mancini (que lo ha sufrido anteriormente) vea esperanza en un historial de indolencia tan sólido y continuado. Tal vez sea la última oportunidad en el horizonte. Veremos cómo el verso suelto consigue conjugar, por fin, con el resto de compañeros…

¿Te hartas de lanzar oportunidades por la borda? ¿O aprendes rápido de tus errores?

photo credit: urdunakoudala Jornada de limpieza del río – 24/03/2019 via photopin (license)

Publicar un comentario

Rellena el Captcha (para evitar el spam) * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.