Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image

Deportes y Comunicación | May 25, 2018

Scroll arriba

Arriba

1 Comentario

¿Estás dispuesto a vivir con las botas puestas?

¿Estás dispuesto a vivir con las botas puestas?
ivanferrer

Hay quién está preparado para ir con su filosofía hasta el final; aunque su conclusión le lleve indefectiblemente hasta la muerte y la destrucción total. Pero la cara más espectacular y radiante de mantener una visión y ejecutarla hasta las últimas consecuencias sucede en el momento en el que has cumplido con tu cometido pero te lanzas a por más, como si no hubiera mañana, como un niño ante un bufet libre de chucherías…

Así es el Liverpool: intenso, insaciable, enfocado desesperadamente al ataque. Y en el final de su camino, como un estrecho túnel oscuro, está iluminada y subrayada en fosforito multicolor la red de la portería. Una red que buscan de forma insistente, sin pensar qué pasará después, sin meditar en las consecuencias ni en qué puede lastrarte…

Puse la tele con el partido reflejando un 2-0. Lo que más me gustó fue la verticalidad con la que buscaban los ingleses el arco romano. Me recordaban a cuando jugaba los partidos de pequeño con mis amigos en Málaga. Si ibas 10-2 y aquel día te mostrabas muy superior al contrario, no tenía ningún sentido parar. Si le podías meter unos cuantos más y acabar con un sangrante 22-3, mejor que mejor. Y así hicieron los reds: se lanzaron a tumba abierta para asediar a Alisson y jugaron cada pelota dividida como si les fuera la vida en ello. Y llegaron el tercero, el cuarto y el quinto… Y siguieron atacando sin pensar que había un partido de vuelta… Y le cayeron dos goles en contra en los últimos 10 minutos. Con equipos como el Liverpool vale la pena morir (y vivir) con las botas puestas… Amén.

¿Eres siempre fiel a ti mismo? ¿O en determinados momentos vale la pena ser conservador?

photo credit: twiga269 ॐ FEMEN Mes Futures Louboutin ~ Spantik, by La Sportiva via photopin (license)

Comentarios

  1. Juan Patrón

    Interesante reflexión, como siempre. Un saludo, Ivan.

Publicar un comentario

Rellena el Captcha (para evitar el spam) * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.