Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image

Deportes y Comunicación | November 19, 2018

Scroll arriba

Arriba

Sin comentarios

La maratón desde otro ángulo (capítulo 1)

La maratón desde otro ángulo (capítulo 1)
ivanferrer

La tercera maratón se interponía en mi camino. Tras una semana muy relajada -después de tantos entrenamientos se agradecer salir a trotar tres ratitos- llegó el día señalado con rotulador rojo en el calendario. Suelo pasar toda la noche previa dando vueltas, descansando poco, temiendo que el despertador no suene y llegue tarde… Pero en esta ocasión, cuando sonó la alarma a las 5:45 me sobresalté y salí, de golpe, de un sueño tan profundo que no sabía ni dónde estaba…

Tras desayunar dos tostadas con mantequilla y mermelada y un zumo de manzana me vestí y cogí la moto hasta Plaza España; es una de las grandes suertes de correr una maratón en casa. Esta vez no corría contra el crono; me apunté para formar parte del colectivo Egoísmo Positivo para correr con personas que por sus propios medios no pueden.

Salimos los primeros, junto con otras entidades y grupos que empujaban sillas de ruedas, cinco minutos antes de la salida programada para las 8:30. Fue realmente extraño para mí salir sin la tensión de estar pendiente del reloj ni del ritmo de carrera.

Al cabo de pocos minutos empezaron a sonar sirenas y aparecer motos de policía, señal inequívoca que iban a pasar los atletas de élite. Fue inédito y a la vez bello ver pasar al grupo de unos 10 atletas negros que flotaban sobre el asfalto, con cara de determinación pero a la vez muy serenos. Como también fue bastante insólito recibir tantísimos ánimos y aplausos. Infinidad de corredores nos felicitaban cuando estaban a nuestra altura. Todo el mundo, tanto participantes como público, se volcó con nosotros e hicieron que la carrera fuera infinitamente menos dura…

Lo realmente emocionante fueron los últimos 200 metros; la entrada de todo el grupo unido. Tras casi 5 horas y media de viaje, algunos de los héroes de la jornada se bajaron de sus sillas para levantarse y andar los últimos metros cruzando el arco de meta… Eso sí que tiene mérito. Total, nosotros no hicimos gran cosa: lo que nos gusta -correr-, empujando sus sillas…

¿Te sientes extraño al hacer cosas diferentes? ¿Qué gana, la rutina o la emoción de la novedad?

photo credit: Rafa 3R ::Sola:: via photopin (license)

Publicar un comentario

Rellena el Captcha (para evitar el spam) * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.