Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image

Deportes y Comunicación | March 21, 2019

Scroll arriba

Arriba

Sin comentarios

¿Los padres también juegan?

¿Los padres también juegan?
ivanferrer

El deporte de base ha crecido de forma exponencial en las últimos tres décadas. Cuando empecé a darle al balón, con 6 años, mi entrenador era el padre de un compañero de equipo. Visto en perspectiva, tenía la misma idea de técnica, táctica y física que yo ahora de mecánica cuántica. Colocaba las piezas en el campo de fútbol 11 (entre las cuales yo habitualmente no estaba) y a jugar. Recuerdo que el campo era interminable, algo así como el de Oliver y Benji. El córner era como un pasaje transoceánico, estaba tan sumamente lejos que se ejecutaba entre dos: el que levantaba el balón y el que metía un trallazo dirigido hacia la estratosfera para intentar alcanzar la portería. En general, las condiciones de juego eran muy bastas (campos de tierra, algunos vestuarios sin agua caliente, casetas que se caían a trozos) y la formación de los entrenadores muy menguada (salvo en la élite, que era otra historia). El deporte modesto no estaba tan profesionalizado y preparado como ahora, y me alegro de ello.

Pero en una fecha cercana a la mágica cifra de 2020, todo ha mejorado. Instalaciones, preparación de entrenadores (me quedé alucinado este fin de semana, durante el partido de mi hija. Mientras Esther, su entrenadora, estaba centrada en lo que sucedía en el campo, nuestro segundo entrenador, Ivan, estaba con una pizarra dando indicaciones a todo el banquillo, explicando alguna situación de juego a corregir y en la que introducir mejoras. Al igual que ellos se han formado para poder ofrecer sus conocimientos a las niñas, creo que ha llegado el momento en que los padres empecemos a ser conscientes de lo que nos pasa en el campo, emocionalmente, cuando nuestros hijos están practicando deporte competitivo y cómo ser mejores referentes para ellos. Es muy inquietante ver cómo cada madre y padre se busca la vida como buenamente puede y la mayoría de clubes lo resuelven con un simple catálogo colgado en un tablón de anuncios (versión modesta o mini) o en una lona en el campo de juego (versión pro o maxi)…

¿Los clubes deben encargarse de los padres? ¿O el tema solo radica en la educación y saber hacer de cada uno?

photo credit: On VAC in Bolívia & Chile – til Feb 19 My niece’s 9-year-birthday party. via photopin (license)

Publicar un comentario

Rellena el Captcha (para evitar el spam) * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.