Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image

Deportes y Comunicación | October 17, 2018

Scroll arriba

Arriba

Sin comentarios

¿Misión imposible? Antes…

¿Misión imposible? Antes…
ivanferrer

Intenté, sin éxito, publicar este post a lo largo de hoy. La verdad que me importa poco si crees que lo he hecho tras el partido de forma oportunista, ahora que ya sabes el final de la historia…

Sí, esta noche iré al campo. La verdad que la eliminatoria se antoja como un auténtico milagro. Prueba de ello es que nunca nadie lo ha hecho antes. Remontar un 4-0 en competición europea es misión suicida. Pero en cuanto a sentimientos se refiere nada parece imposible, por inverosímil que sea la remota posibilidad final de éxito. Es uno de los pilares en los que se basa el deporte: la fe y el amor por los colores.

Hoy mi hija irá con su abuelo en las dos localidades que tiene cerca de un córner. Para mi madre y yo quedan reservados los carnets del gallinero (lo que llega a hacer una nieta…). Yo tengo fe y creo que vamos a pasar la eliminatoria. Como también considero que el PSG marcará, estoy convencido que venceremos por 6-1 y que Messi meterá un triplete como mínimo. Esta noche es la única muesca que le falta a este equipo para hacer el pleno legendario. Hace una par de días estuve poniendo a Anna en contexto, viendo resúmenes en youtube. La remontada de Goteborg (levantando un 3-0 de la ida y pasando en una dramática tanda de penalties), el partidazo de copa ante el Atlético (remontando un 0-3, que acabó 5-4), la segunda parte estratosférica del Liverpool (igualando final de Champions de 2005, en Estambul. Tras irse al descanso con un 3-0 en contra y matando al Milán desde los 11 metros) y los 3 minutos de locura que hicieron campeón de Europa al Manchester United en 1999 (con dos goles en el descuento del encuentro ante el Bayern de Munich).

Yo estuve presente en las míticas eliminatorias ante el Goteborg y Atlético. De la primera recuerdo un gol anulado a los suecos que llevó mucha polémica; con bajada de pantalones incluida de Urruti. De la segunda tengo en la retina la imagen tras el partido de mi padre y mía. Nos quedamos sentados, absortos, mirando al infinito como dos zombies (sin poder procesar aún todo lo que habíamos visto y vivido) y un hombre se nos acercó y espetó: “¡Venga, que ya ha acabado el partido!”.

Yo solo espero que los jugadores lo den todo en el campo. Pero sobre todo me encantaría que fuera la primera noche mágica de Anna, una de esas noches que no se te olvidan en la vida…

¿Crees en las misiones imposibles? ¿O mejor ser realista para no desilusionarte?

photo credit: Thomas Hawk Grand Lake Theater via photopin (license)

Publicar un comentario

Rellena el Captcha (para evitar el spam) * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.