Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image

Deportes y Comunicación | September 24, 2018

Scroll arriba

Arriba

Sin comentarios

Piedra

Piedra
ivanferrer

Tras la protocolaria vuelta al cole -este año el 3 de septiembre-, he visto nubarrones que se acercan a marchas forzadas y un viento molesto, de cara, que ulula “rutina, rutiiiiinaaaaa”… Después de estar tres semanas desconectado del mundo me doy cuenta que en la España del Cuéntame la tecnología está causando estragos. En tres jornadas de liga el VAR se está cargando el histórico y pleistocénico panderetismo basado en la polémica de lo que podría haber sido y no fue (un penalty, un fuera de juego). Nos gusta tanto ganar, que hace mucho que dejó de importarnos el cómo. Es tal el subidón de coger la copa con las dos manos y elevarla al infinito, de morder la medalla en uno de los tres cajones del podio o de celebrar la victoria en el último suspiro con desatada locura, que no pasa nada si lo hemos conseguido con alguna que otra trampilla piadosa. Justificado, claro está, por el recurridísimo “lo que te dan un día, otro te lo quitan”.

Merece capítulo aparte, en la era del “lo quiero todo ya”, que los futbolistas y las aficiones tengan que esperar a lo sumo uno o dos minutos para que el árbitro confirme si la jugada es válida o no a través de este nuevo sistema de apoyo. Cuenta la leyenda que ha habido jugadores que han muerto y resucitado hasta tres veces por la angustia, esperando…

Lo que esconde el VAR es la mengua del trilerismo y que la justicia, por dura que sea como una roca, se va imponiendo en el fútbol (dando por el saco a las tertulias, aunque seguro que sabrán reinventarse con su infinita capacidad camaleónica…). Y esa roca que nos lanzamos unos a otros, en Noruega la tienen como un monolito a venerar, incluso con el VAR de su lado. El piragüista Eivind Vold renunció a su bronce en modalidad K1 5.000 al cerciorarse, tras la entrega de medallas, que había pasado una boya por el lado incorrecto. Incluso llegó a disculparse por haberle robado la gloria del podio al cuarto clasificado. Justicia y humanidad por encima de la tecnología; eso es deporte y deportividad

¿Das la gloria a otro, aunque nadie se haya enterado? ¿O te llevas el billete como buen trilero?

photo credit: Raico Rosenberg.com Benijo_160603_7294 via photopin (license)

Publicar un comentario

Rellena el Captcha (para evitar el spam) * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.