Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image

Deportes y Comunicación | July 16, 2018

Scroll arriba

Arriba

Sin comentarios

Y se abrió otra…

Y se abrió otra…
ivanferrer

El mes de junio suele presentarse horroroso. Empieza el calor sofocante, entras en esas tres semanas de locura en las que los niños no van a clase por la tarde, y aparecen como setas todas las comidas y festivales de final de curso de extraescolares, colegio, equipos deportivos… Parece como si se acabara el planeta el 1 de julio y todo lo que no hagas durante el sexto mes del año quedará vagando tristemente por el espacio, hasta el fin de los días.

Al cansancio acumulado desde el pasado mes de septiembre, se unió un estresante nuevo elemento: el mercato. Las noticias de fichajes me han parecido siempre bastantes aburridas y vacías. Lo que realmente me interesa ver es el movimiento de un equipo a otro, encuentro un sinsentido las negociaciones y el acercamiento o alejamiento de posturas. Pero se vuelve realmente intenso y complejo cuando se trata de que tu propia hija se ha quedado literalmente sin equipo para la temporada siguiente (de una plantilla de diez jugadoras se han acabado yendo 8 a otros lugares).

Aquí no hay gloria, ni foto con el escudo, ni prima de fichaje. Se trataba de encontrar un equipo en el que Anna pudiera seguir disfrutando del baloncesto y aprendiera. Esas eran mis dos prioridades. Fueron tres semanas de pabellón en pabellón. Probando, mirando, comparando y volviendo a probar. Menos mal que formamos un grupo de whatsapp entre cinco padres en la misma situación y así, al menos, nos reíamos un rato… De todas estas semanas de incertidumbre me quedo con un abrazo que me dio Anna en el pasillo de casa, en plena vorágine, mientras me decía: “Papá, gracias por moverte para buscarme equipo”.

Anna está ahora encantada con su nuevo club, el Bàsquet Cornellà, aunque echará de menos a sus compañeras de Sant Joan. La vida es así, se cierran unas puertas para dar paso a nuevas oportunidades… Quién nos hubiera dicho en Reus que, en menos de dos meses, mi hija iba a formar parte de su primer rival en el torneo…

photo credit: PeterThoeny Open for business via photopin (license)

Publicar un comentario

Rellena el Captcha (para evitar el spam) * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.