Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image

Deportes y Comunicación | November 21, 2018

Scroll arriba

Arriba

Sin comentarios

¿Se te cae la baba?

¿Se te cae la baba?
ivanferrer

Hace 11 años, en una tarde lluviosa como la de hoy, tuve entre mis brazos al medio metro más emocionante de mi vida (6 años más tarde vino el segundo). Apareció en un día muy especial, entre castañas, moniatos y calabazas, de una forma muy original. Ese primer contacto con el mundo -salió con el cordón umbilical enrollado a los pies, haciendo puenting- fue premonitorio.

Es una apasionada del deporte, en toda la extensión del término. En eso ha salido a su “avi Jordi”. No le hace ascos a absolutamente ningún deporte: fútbol sala, baloncesto vintage (vio hace poco la Copa que ganó Gasol con el Barça ante el Madrid. Cuando entré en su habitación me soltó: “¡¡¡No me digas el resultado!!!) o incluso judo (un día, en casa de mis suegros, le pregunté que qué hacía viendo aquello. Me contestó con un “shhhhhh; está muy emocionante”).

Para testear la dimensión de su pasión, basta con un par de detalles. De lunes a viernes no la levantamos de la cama ni con una grúa. Le cuesta horrores. A esa dificultad se le suele añadir un mal humor de perros. En cambio, el día de partido se levanta de madrugada, da igual la hora del partido (no soporta jugar a las 12, porqué dice que es muy tarde y la espera se le hace eterna) y me insiste para llegar al pabellón cuanto antes.

Una tarde, en casa de mis padres estábamos reunidos en una celebración familiar. Mi primo Óscar le preguntó a Anna que cómo podía ver un partido tan aburrido como un Alavés – Las Palmas. Anna le miró fijamente y le contestó: “Estoy viendo la estrategia del Alavés para la final de Copa contra el Barça”.

Mi “panelleta” crece a marchas forzadas. El sábado pasado me di cuenta, de golpe. Metió una canasta con tiro libre adicional. La vi súper mayor, metida en el partido, con un gesto mezcla de rabia, celebración y alegría: puño en alto a lo Nadal con un “vamos, vamos” y chocando palmas con sus compañeras. Cuando está en pista jugando, se me cae la baba. Será amor de padre…

photo credit: Manuel Delgado Tenorio Copenhague – Octubre 2013 via photopin (license)

Publicar un comentario

Rellena el Captcha (para evitar el spam) * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.