Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image

Deportes y Comunicación | November 21, 2018

Scroll arriba

Arriba

Sin comentarios

¿Te creías que era insuperable?

¿Te creías que era insuperable?
ivanferrer

En ocasiones ves algo que crees mítico e insuperable. El Dream Team de Barcelona 92 (el verdadero, genuino, irrepetible e inimitable), el récord cósmico de la maratón de Kipchogue (y el proyecto del Breaking2 más propio de la NASA que del atletismo), Micheal Phelps (con sus 8 oros en Pekín) o Uliana Semenova (con un palmarés infinito en el que destacan 11 euroligas).

Lo mismo creía con Victor Valdés, el mejor portero de la historia de Barça, bajo mi punto de vista. Tras la lesión ante el Celta, se difuminó de forma huraña entre la bruma. Y ese mismo verano vino Marc-André Ter Stegen, se hizo enorme en la portería de la Champions y levantó la orejona a las primeras de cambio. Cinco temporadas más tarde, es el portero de casi todo (la copa, aunque también le encantaría jugarla, se la reservan a Cillessen) y ya nadie se acuerda del anterior guardián del arco azulgrana.

Con el balón en los pies, Ter Stegen tiene más calidad, técnica y finura que muchos jugadores de primera que no llevan la elástica de cancerbero. Y bajo palos es sencillamente impresionante. La palabra “insuperable”, actualmente, le va como anillo al dedo. Con las dos dobles paradas que hizo el fin de semana pasado ante el Sevilla -que tuvieron gran parte de culpa para conseguir los tres puntos y el liderato-, sobran los debates y los comentarios. Mañana no lo sé, pero hoy es en la categoría de porteros “lo más de lo más”…

photo credit: Grey World Epidaurus theatre via photopin (license)

Publicar un comentario

Rellena el Captcha (para evitar el spam) * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.