Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image

Deportes y Comunicación | August 17, 2018

Scroll arriba

Arriba

Sin comentarios

¿Te emociona el deporte? La secuela

¿Te emociona el deporte? La secuela
ivanferrer

El efecto wow es la sensación que te queda tras ver algo que no te esperas, que te sacude y te deja aturdido. Algo se mueve dentro de ti pero solo aciertas a exteriorizarlo con ese efecto gutural sonoro… Pero como suele ser externo a ti, más allá de comentarlo en redes sociales o mientras comes con los compañeros de trabajo, se te olvida cuando ves el próximo wow. En cambio, si formas parte de ello y te vinculas emocionalmente con lo que estás presenciando, se magnifica el fenómeno, convirtiéndose en el efecto ¡Hostia!

Y ese es uno de los componentes mágicos del deporte. Entras en una extraña y vertiginosa campana de irrealidad en la que cualquier cosa es posible, todo parece un sueño; y te cuesta incluso procesar todo lo que ha pasado en tan solo un minuto o en pocos segundos… Ese efecto se te queda grabado como un tatuaje eterno que no sufrirá los embates del tiempo… Y te conviertes en un abuelete explicando las historias de la puta mili, porqué lo que allí viviste fue realmente increíble. Fue un momentazo. Y no había multinacional ni actor detrás preparado para dejarte con la boca abierta; solo la realidad que superó de forma galáctica tus expectativas…

20 segundos de un partido de minibásquet y medio minuto de una eliminatoria de fútbol.  Tanta condensación de sucesos, gritos, llantos, estupefacción, alegría, nervios, subidas al K2 y bajadas al infierno, que daría para una conferencia…

¿Cuál fue la última vez que solo acertaste a decir “hostia”? ¿O eres de los de cervecita y patatas, y que sufran los del campo?

photo credit: Te voy a dar una hostia via photopin (license)

Publicar un comentario

Rellena el Captcha (para evitar el spam) * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.