Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image

Deportes y Comunicación | December 11, 2017

Scroll arriba

Arriba

Sin comentarios

¿Te pueden las ganas de jugar?

¿Te pueden las ganas de jugar?
ivanferrer

Recuerdo que de pequeño (y de mayor), siempre me ha encantado jugar al fútbol. A no ser que estuviera totalmente crujido, callaba y disimulaba dolencias varias para poder disputar el partidito del fin de semana. Esa rutina era sagrada para mí. He jugado más de una vez y de dos con dolores superiores a lo normal, sobrecargas, fiebre… Me podían las ganas de jugar ante la posibilidad, más que probable, de lesionarme (y que en varias ocasiones se cumplió, para mi desgracia)… Incluso una vez que me hice una rotura parcial de los ligamentos del pie, el médico me preguntó que cuándo fue la primera vez que me fracturé el pie. Yo, alucinado, le juré y perjuré que nunca me había pasado nada grave en ese pie. El facultativo me enseñó la radiografía en la que se veía, claramente, una pequeña fractura con los cantos desgastados por el paso del tiempo…

De esa radiografía han pasado más de 15 años… Y menos mal que no todas las niñas son tan brutas como yo y se muestran más honestas y sinceras… Hoy nos enfrentábamos al Prat, segundo clasificado (que solo había perdido dos partidos). Pero antes de empezar el encuentro se le empezó a complicar el trabajo para nuestra dupla de entrenadoras, Thais y Carlota.

Lucía tuvo que ser rescatada, para llegar al partido, ya que su madre pinchó la rueda del coche. María se tocaba el costado y decía que le dolía la espalda al correr y saltar. Olivia ya venía con el estómago revuelto de la noche anterior y acabó devolviendo antes de entrar en el campo. Vaya panorama para empezar… Supongo que para sacarle hierro al asunto, Thais preguntó si alguien tenía algo más. Y ahí entró en escena la más divertida y espontánea de todo el equipo: Janet. Ni corta ni perezosa dijo: “Sí, yo tengo sueño”. Las carcajadas aún resuenan en la entrada del pabellón…

Y después, a jugar. Las que estaban bien -y las que no tanto- se metieron en el partido y se olvidaron del resto. Uno de esos encuentros de infarto que se resolvió, por suerte, por un ajustado 34-37 para el Sant Joan Despí

¿Quieres jugar a toda costa? ¿O con tu sinceridad ayudas más al equipo?

photo credit: omnia_mutantur sleeping time via photopin (license)

Publicar un comentario

* Copy This Password *

* Type Or Paste Password Here *

Rellena el Captcha (para evitar el spam) * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.