Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image

Deportes y Comunicación | July 24, 2021

Scroll arriba

Arriba

Sin comentarios

¿Te sientes como en casa?

¿Te sientes como en casa?
ivanferrer

Hacía unos 9 años que no entraba en Silbici, la tienda de bicicletas de toda la vida de Sant Joan Despí (la última vez que lo hice fue en 2012, para la puesta a punto de mi bicicleta para participar en el medio Ironman de Calella). Se trata de uno de esos establecimientos que no dejan ni un espacio libre y cuyo escaparate juega en una división diferente a la que disputan los fashions minimalistas.

Iba con una idea muy clara de cómo iba a ser mi visita: dejar la rueda trasera de la bici de Anna pinchada, facilitar mis datos de contacto, volver cuando me avisaran que el pinchazo ya estaba resuelto, ir al día siguiente y pagar e irme a casa con la cámara lista para volver a rodar.

Nada más llegar, me dijo Silvi que me conocía (le compré la primera bicicleta de mi hija mayor, cuanto tenía 4 años) y rápidamente me hizo pasar a su banco de trabajo, me enseñó como se desmontaba el neumático para sacar la cámara y acto seguido buscar la fuga. Como no era un agujero aparente me llevó, sin él saberlo, a mi niñez. Recuerdo, durante las eternas tardes de verano en Santa Bárbara (la de California no, la otra), cómo mi abuelo metía la cámara maltrecha en un cubo azul lleno de agua, para que las burbujas le descubrieran dónde estaba el pinchazo. Silvi hizo lo mismo y vio que el problema estaba en la válvula.

Mientras realizaba todo el proceso me explicó varios ejemplos de qué puede provocar los agujeros en la cámaras. Me quedé absorto con la del abrojo, una planta con propiedades afrodisíacas cuyos pinchos acaban con muchas bicicletas en la cuneta (tenía unas cuantas dentro de un recipiente de plástico, para mostrármelas). En este punto derivó su explicación en el uso de piezas de metal inspiradas en dicha planta y usadas como defensa durante la Edad Media y para neutralizar las caballerías en las batallas.

Fui a hacer una gestión y acabé en un viaje astral de unos 15 minutos (al final la válvula estaba rota,así que volví con una cámara nueva); así da gusto hacer encargos…

¿Te sientes en otros establecimientos como en casa? ¿O es lo mínimo que debe hacer tu interlocutor?

Imagen de Jarkko Mänty en Pixabay

Publicar un comentario

Rellena el Captcha (para evitar el spam) * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.