Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image

Deportes y Comunicación | May 23, 2018

Scroll arriba

Arriba

Sin comentarios

¿Estás perdido?

¿Estás perdido?
ivanferrer

Empecé el pasado día 2 de noviembre mis entrenamientos de cara a la maratón de Barcelona el próximo marzo. Tras seis semanas de parón casi total (tanto físico como mental, sobre todo), en el que solo salí un día a rodar 10 kilómetros, me doy cuenta que cuesta mucho arrancar la máquina. Duele física y anímicamente un simple entrenamiento -de escasamente una hora y poco a una intensidad muy baja-, cuando hace menos de dos meses era capaz de estar 14 horas en carrera. Pero tiene que ser así: bajar hasta un valle profundo para volver hacia el pico de la montaña.

Tras tanto descanso, he comprobado que he perdido también las rutinas. Y que voy más perdido que un pulpo en un garaje. Lo que antes era todo automático (y lo realizaba sin esfuerzo) ahora se ha descontrolado por completo. De los tres primeros entrenos, cada uno ha ido asociado a un olvido o sencillamente a la mala planificación. La salida inicial la completé con el pulsómetro colgado en casa. El segundo fue una agonía, ya que calculé mal el tiempo y tuve que alargarlo y subir el ritmo porqué llegaba tarde a recoger a los niños al cole.

Y el tercero fue la traca final. A mitad de sesión, el Garmin se me puso en blanco, ya que me había olvidado de cargarlo. Esta cagada me obligó a ingeniármelas para hacer la segunda parte del entrenamiento. Decidí contar las series y los períodos de descanso que me faltaban, a base de mis pasos. Vi que a ritmo rápido, cada segundo equivalía a cuatro pasos. Así que empecé a contar los 2 minutos que aproximadamente tardé en las series que pude hacer con el reloj encendido. Los 120 segundos de descanso entre series, andando, los hice contando cada dos pasos un segundo. Y la vuelta a la calma de 2 kilómetros fue más sencilla, ya que, con lo que he llegado a correr por Sant Joan Despí, conozco varios trayectos que equivalen a un kilómetro. Espero ir centrándome ya y materializar así la frase taurina “no hay quinto malo”…

¿Te cuesta volver a la rutina tras largos períodos de relax?

photo credit: Lucas E. Vigano Red Wood via photopin (license)

Publicar un comentario

Rellena el Captcha (para evitar el spam) * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.