Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image

Deportes y Comunicación | March 21, 2019

Scroll arriba

Arriba

Sin comentarios

¿Tu hijo es un máquina?

¿Tu hijo es un máquina?
ivanferrer

Veo por casualidad el vídeo, en la web de Marca, de un atleta que corre como un rayo. Rudolf Ingram, como se llama el protagonista, se ejercita en un par de carreras de velocidad. Él lleva un cohete en el culo, el resto de oponentes parece que se mueven a cámara lenta. Da la sensación que por su edad está en el lugar correcto, pero por condiciones parece un dibujo animado de Pixar en una escena de Buster Keaton. Como si un profesional se midiera a una panda de simples aficionados. Su zancada es tan potente que no hay lugar para la comparación con sus contrincantes; su velocidad les vapulea. Veo más imágenes de Rudolf. Una con unos abdominales de manual, perfecta tableta de chocolate trabajada en gimnasio, a conciencia. Otra con medallas, luciendo también tronco. En Runner’s World muestran posts de Instagram de blaze_813, que tiene 365.000 seguidores.

Lo increíble de la historia es que Rudolf tiene 7 años.

Me parece lamentable que medios serios hablen de un niño y lo comparen con el mismísimo Usain Bolt. La basura de la sociedad del éxito está alcanzando a las edades más tempranas, en las que los niños solo deberían jugar y pasarlo bien. Lástima que esas ganas de retransmitirlo todo en las redes sociales amplifica y globaliza, aún más, estas ansias enfermizas de triunfo.

La historia de Rudolf me lleva directamente a la de Carlos Boluda que con 14 años estaba llamado a ser el “próximo Rafa Nadal”. Mucha presión y expectativas en un crío que acabó estallando en mil pedazos. 12 años más tarde es el 345 del raking ATP

¿Te gusta presumir de tu hijo en las redes? ¿O es exponerlo de forma innecesaria?

photo credit: arbyreed Connections via photopin (license)

Publicar un comentario

Rellena el Captcha (para evitar el spam) * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.