Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image

Deportes y Comunicación | December 14, 2018

Scroll arriba

Arriba

Sin comentarios

¿Vas de estrella?

¿Vas de estrella?
ivanferrer

Las expectativas son un juego psicológico que pueden acabar con la credibilidad de alguien para siempre. Es como cuando vas a un restaurante con tres estrellas Michelin. Poco importa los sacrificios que hayas hecho para conseguir reserva. Esperas que tu paladar llegue a cotas inimaginables en medio de una explosión de sensaciones culinarias envuelta en el más exquisito y cuidado servicio. Y todo lo que no sea un resultado final así se podría catalogar como un desastre…

Esperaba un entrante de categoría, innovador pero anclado en las raíces y los valores mediterráneos. Desde la primera cucharada el plato, de aspecto fashion, se torna en un sabor sumamente rancio. Veo la foto de la presentación de las categorías de formación del Barça de baloncesto, el viernes pasado en el periódico… y solo veo niños. Supongo que el presidente y Navarro son emociones demasiado fuertes para las niñas… Joder, vaya desilusión de primer plato.

No pasa nada, porque un buen segundo tiene la capacidad de remontar cualquier momento complicado. El plato principal es una genialidad argentina, una entre un millón, de esas que se disfrutan una sola vez en el vida. No llego ni a oler el plato. El camarero llega como un loco, derrapando entre las mesas. Me lanza el plato y cae a mis pies, partiéndose en mil pedazos. La propuesta estrella se convierte en una deconstrucción de masa gelatinosa aderezada con minúsculo trozos de porcelana de colores. Me mira amenazante y me dice: “Si quieres te lo comes del suelo; tú mismo”. De la final de las finales en la Libertadores pasamos al final de los finales del fútbol argentino…

Ya no aguanto más. Me levanto y me voy a un restaurante a tres calles, de los de toda la vida, que nunca fallan y no pretenden ser lo que no son. Pido macarrones y carne rebozada con patatas. Remontada histórica del Bilbao en Copa ante el Betis (levantando un 3-0 en media hora) y emocionante tanda de penalties con la portera vizcaína de estrella. Así de simple es la emoción del deporte. Y es que, en ocasiones, de lo que menos esperas es lo que satisface más. Y no es cuestión de estrellas…

¿Te piensas que eres Melrose Place y no llegas a Crónicas de un pueblo? ¿O te centras en tu esencia sin engañar a nadie?

photo credit: Pascal Volk Red Star via photopin (license)

Publicar un comentario

Rellena el Captcha (para evitar el spam) * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.