Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image

Deportes y Comunicación | May 23, 2018

Scroll arriba

Arriba

4 Comentarios

Vaya palo... volver a empezar

Vaya palo… volver a empezar
ivanferrer

La vuelta al cole de los más pequeños marca el semáforo verde de la rutina, del “se acabó lo bueno”.  Lo que antes de irnos de vacaciones era coser y cantar ahora se antoja casi una quimera.

Yo lo comprobé recientemente, tras dos meses de vacaciones deportivas. Por delante tenía 3.500 metros de natación a lo Michael Phelps… ufffff, ¡¡¡vaya palo!!! Para desentumecer los brazos inactivos nada mejor que una sesión previa de diez minutos de estiraminetos con gomas. Con la falta de práctica, el olvido se apodera de los detalles. Un único nudo (en vez de los habituales dos, para dar mayor seguridad) hace que tras los primeros estiramientos se desprenda la goma y un… ¡¡¡zasca!!! me llena de calor la frente. Un tremendo zurriagazo de goma me sacude el entrecejo… y las gafas a un tris de ir a tomar por el saco a las primeras de cambio… ¡¡¡Despierta que esto ha empezado!!!

Tras lanzarme a la piscina, llega el reencuentro con el agua pero con desagradables sensaciones… Me siento lento, descoordinado, arrastrando mi cuerpo penosamente. Cuando cojo las palas parece que más que trozos de plástico para impulsarme sean yunques que me hunden… Un abuelo ve mi semblante, serio pero fundido y me suelta un “¿Qué, ya has hecho el récord?”

Constato mi velocidad real en estilo crol cuando miro por debajo del agua y veo en el carril de al lado otra persona que va más rápido que yo… buceando. El último kilómetro lo hago con la cabeza más que con mi cuerpo castigado, estoy tan aturdido que me cuesta hasta contar los largos…

Qué bonito era en mayo, cuando estaba en forma e iba a velocidad de crucero. Todo era más fácil. Las vacaciones sirven para romper la rutina, tener cuerpo y mente en blanco y recargar energías para más adelante… pero son la antesala de la maldita vuelta. En el trabajo hay proyectos, entregas y acciones que en ocasiones no nos permiten despegarnos del móvil, del jefe o de nuestro cliente. Si no conseguimos ese espacio de descanso ¿podemos mantener el ritmo, el estado de forma hasta las próximas vacaciones? ¿Mejor conectados constantemente para no perder oportunidades de negocio o mejor comunicar que vamos a estar “fuera de servicio” unas semanas?

photo credit: jakeandlindsay via photopin cc

Comentarios

  1. Jordi Ferrer

    Molt bé

    • ivanferrer

      Gracias por la primera felicitación. De algo tiene que servir el progenitor, ja, ja, ja!!!

  2. Nada mejor que en vacaciones descansar unos días la cabeza, pero guardandose un tiempecito para hacer deporte y bajar algún que otro kilo… A mi este año, unos días de Rodríguez me han venido de maravilla. Animo ivan, la natación es que es dura… Recomiendo compaginar con unas carreritas…

    • ivanferrer

      Gracias Carlos por tu comentario; estoy preparando la natación del ironman de Calella (que hago por relevos) y ahora toca agua. Pero a partir del 7 de octubre me pongo en modo run seguro.

Publicar un comentario

Rellena el Captcha (para evitar el spam) * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.