Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image

Deportes y Comunicación | June 23, 2018

Scroll arriba

Arriba

Sin comentarios

¿Vencer o convencer?

¿Vencer o convencer?
ivanferrer

Cuando eres la tormenta no te afecta la lluvia, ni el viento, ni el frío; pero estás constantemente fastidiando al personal. Neymar ha cogido con energía y ganas su cetro de rayos, truenos y centellas para estar en el centro de la polémica en el PSG. Ni ganando 8-0 la tormenta amaina… Neymar no tuvo suficiente con un hat-trick. Buscó el cuarto desde el punto de penalti y, de paso, le metió el dedo en la llaga otra vez a Cavani, con el que mantiene una riña pueril por los penalties. El uruguayo, con ese gol de pena máxima, hubiera sido el máximo goleador de la historia del PSG, pero el brasileño se apropió del balón y abortó la operación. El gesto previo al cuarto gol de Neymar le supuso que lo abucheara su propia afición y alimentó aún más la polémica.

Messi es lo más grande que ha parido el mundo del fútbol, pero sin un equipo detrás no hubiera ganado ni de lejos todo lo que ha conseguido. El líder puede tirar del equipo, pero nunca es el equipo. Los compañeros te acompañan y te hacen, aún, más grande… Parece que no se acuerda el delantero del PSG de cuando en el Barça le cedían la posibilidad de tirar penaltis…

Cada día estoy más convencido que Neymar se fue del Barcelona para poder ser la tormenta, porque en el planeta Barça todo el día lucía el sol, los 365 días del año, sin posibilidad alguna de ver ni una gota de agua, ni experimentar una suave brisa, o notar un pequeño escalofrío… La simple sombra de la tormenta hubiera molestado al sol Messi…

¿Te alías con tus compañeros? ¿O prefieres imponerte a ellos?

photo credit: Giuseppe Milo (www.pixael.com) Thunder – Busteni, Romania – Landscape photography via photopin (license)

Publicar un comentario

Rellena el Captcha (para evitar el spam) * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.