Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image

Deportes y Comunicación | February 27, 2024

Scroll arriba

Arriba

Sin comentarios

¿Sirve de algo el deporte?

¿Sirve de algo el deporte?
ivanferrer

Veo el mundo que se está gestando a mi alrededor y solo me dan ganas de bajarme de él en la próxima parada. Básicamente todo el planeta está podrido y corrompido por el dinero y las guerras que asolan amplias zonas del globo terráqueo. De la inexplicable guerra que está destruyendo Gaza (con más de 10.000 palestinos muertos) se me clavaron en el alma las imágenes -terribles y llenas de amor a partes iguales- de un padre que besaba a su hijo inerte, repetidas veces (debía tener unos 6 o 7 años), con una ternura infinita, dándole su último adiós. Miro a mi hijo Oriol cuando está dormido, plácidamente en el sofá, y me pregunto en qué mente putrefacta cabe robar un hijo a sus padres de esta manera tan estúpida e inútil.

En momentos en los que, presa de la rabia y lanzallamas en mano, le pegaría fuego a casi todo, me salva una hora de carrera por la calle, dejándolo todo atrás. El deporte de larga distancia, aparte de ser un efectivo antidepresivo (os lo afirmo por propia experiencia), te prepara para otras esferas de la vida.

Actualmente, en mi caso, la experiencia adquirida en la ultrarresistencia me está sirviendo mucho para afrontar mi nueva etapa laboral como profesor de castellano en un instituto. El cambio ha sido bestial, de un día para otro (literalmente; el día 5 de septiembre fue mi último día en el Club Joventut Badalona y el 6 ya estaba dando mi primera clase a alumnos de 2º de la ESO). El miedo, la angustia y la incertidumbre se adueñan de ti, como en algunos momentos de una carrera de 80Km de montaña o de 100Km en ruta. En esos instantes, el cuerpo envía todas las señales posibles pidiéndote parar, aunque entonces la mente toma el mando y pone el piloto automático de «seguir», porque siempre has sabido que en algún momento de la prueba lo ibas a pasar realmente mal.

Y sabes positivamente que cuanto más enorme es el reto, mayor será la posterior recompensa por haberlo conseguido; y que el verdadero fracaso sería no haberte puesto en la casilla de salida, soñando con llegar a la línea de meta. En eso consta, para mí, la vida…

¿Empleas el deporte para afrontar las dificultades de la vida?

Imagen de Gerd Altmann en Pixabay

Publicar un comentario

Rellena el Captcha (para evitar el spam) * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.