Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image

Deportes y Comunicación | October 5, 2022

Scroll arriba

Arriba

Sin comentarios

¿A partir de ahí ya no pasas?

¿A partir de ahí ya no pasas?
ivanferrer

El deporte es una actividad en la que pones a su servicio tu físico. De una manera u otra, todos los músculos trabajan para conseguir un determinado objetivo: marcar un gol o salvarlo, saltar una valla o un foso de arena, conectar un raquetazo ganador, conseguir la brazada óptima o realizar el ejercicio perfecto. Y en ese exigente viaje a lo desconocido -en el que no existe ningún guion escrito- te acompaña la mente, concentrada al 100% en lo que haces.

Cuando se materializa la fusión de cuerpo y mente, el mundo desaparece… El protagonista pasa a ser el juego, el momento de la ejecución de los diferentes movimientos. Toda la complejidad del planeta, absolutamente todo, queda reducido al partido o la competición en la que participas ahora mismo. Tensión, esfuerzo, sudor, las indicaciones de tu entrenador, el contrario… Incluso la grada se convierte en un elemento atenuado, como si estuviera a años luz de ti… En muchas ocasiones es todo tan absorbente que acabas agotado…

Y si el nivel de exigencia es máximo -desde casi cuando ni tan solo tenías uso de razón-, dices basta en el momento en el que otros se están planteando ponerse en serio… Y entonces lo más importante es vivir cosas simples y el deporte se despeña de la cúspide de la pirámide. Y si tu seguridad corre peligro, con todo el dolor del mundo, le das al freno de mano y te bajas del coche…

¿En qué momento el deporte deja de ser lo más importante? ¿O siempre está en el top 1, pase lo que pase?

photo credit: pni Y via photopin (license)

Publicar un comentario

Rellena el Captcha (para evitar el spam) * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.