Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image

Deportes y Comunicación | May 23, 2022

Scroll arriba

Arriba

Sin comentarios

¿Pérdida de tiempo?

¿Pérdida de tiempo?
ivanferrer

Practiqué deportes de equipo desde los 6 a los 33 años. Más allá de jugar, lo que más me gustaba era el momento de la ducha. Tras enharinarme en los campos de tierra (sí, chicos, en el pleistoceno en Barcelona y su área metropolitana era rarísimo encontrar un campo de hierba), era un gustazo salir limpio; la sensación era inigualable.

Pero por encima de la higiene, lo mejor eran las bromas y las risas en el vestuario -los más brutos optaban, en ocasiones, por el latigazo de toalla. En definitiva, se trataba de un espacio para compartir, apartado totalmente de las prisas. Reconozco que mis padres han perdido decenas de horas de sus vidas esperando; obviamente salía siempre los últimos.

Llegué a disfrutar tanto de ese momento que, cuando ya era amateur, tardaba una hora en salir de la caseta. Me sentía tan en mi salsa hablando con uno y con otro, entrando en la ducha cuando ya prácticamente no quedaba nadie, que se convirtió en una rutina y una inversión en un espacio gratuito de relax, sin aguas termales ni chorros de agua fría y caliente.

Por todo ello veo que mi hija se ducha sola, tras el partido de este fin de semana, y me apena las risas, las bromas y este rico aspecto colectivo que se está perdiendo. Para mí jugar es compartir… y ganar es secundario.

¿La ducha es importante? ¿O si lo puedes hacer en casa, ¿para qué perder el tiempo?

Publicar un comentario

Rellena el Captcha (para evitar el spam) * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.