Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image

Deportes y Comunicación | July 25, 2024

Scroll arriba

Arriba

Sin comentarios

¿Respetas a tu adversario?

¿Respetas a tu adversario?
ivanferrer

La deportividad es inherente al deporte. Gracias a ella se han dado grandes anécdotas y se han escrito gloriosas páginas en la historia del fútbol, aunque nunca saldrán en los libros. Da igual si eres amateur o eres profesional, la deportividad no es exclusiva de un mundo o del otro. Se demuestra desde que saltas a calentar hasta que te vas al vestuario, después del pitido final. Tal vez no te hayan salido las cosas como hubieras soñado. A lo mejor incluso se asemeja la experiencia a tus peores pesadillas. Pero, pase lo que pase, la deportividad debería presidir el prólogo, el acto principal y el epílogo del juego del cuero. El deporte sin deportividad no es deporte, es otra cosa.

Te machacas durante 90 minutos. Lo das todo: corres, sufres, chillas, ríes, te desesperas, aplaudes a tus compañeros, gastas bromas y hasta incluso tiras de ironía. Da igual como haya ido esa interminable hora y media. Delante tuyo tienes un rival que se ha vaciado como tú. Y lo ha hecho, dando lo mejor que tenía dentro para conseguir ganarte. Ha usado sus mejores armas para doblegarte. Tú tal vez no las usarías en la vida; pero son las suyas, es su estilo. Y por ello le debes un respeto. Si él no estuviera ahí, no podrías haber disputado ese apasionante partido y sentir todo lo que viviste.

Para los del fútbol modesto, un abrazo, un apretón de manos, un «buen partido», un «bien jugado, hasta el partido de vuelta» es suficiente, para reconocerle su trabajo. Y los de élite lo pueden complementar con un cambio de camiseta. Y la deportividad dice que cuando se dirigen a ti y te dan la mano devuelves el gesto y miras a tu adversario, tu compañero de profesión, en señal de respeto y admiración. Da igual el resultado, se trata de simple deportividad. Y da igual si no es una estrella y si ni tan siquiera sabes cómo se llama. Gracias a tipos como él, estás donde estás.

Si no le ofreces tu respeto, más que un deportista deportivo, tal vez te conviertas en una caricatura, en una suerte de payaso engreído. Un deportista de esos, como los cataloga mi amigo Javi, con la mente justita para pasar el día…

Tanto al fútbol como a tu adversario: RESPECT

PD: Curiosidad obvia para los amantes de los datos. El desconocido Gunnarsson tiene los mismos trofeos en grandes torneos absolutos (Eurocopas y Mundiales) que el conocidísimo CR7: Cero P-A-T-A-T-E-R-O.

¿Sabes reconocer los méritos de tu adversario? ¿Incluso si utiliza técnicas legales que tú nunca te plantearías?

photo credit: Lucha entre arañas via photopin (license)

Publicar un comentario

Rellena el Captcha (para evitar el spam) * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.