Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image

Deportes y Comunicación | June 28, 2022

Scroll arriba

Arriba

Sin comentarios

¿Puede ser más soporífero?

¿Puede ser más soporífero?
ivanferrer

Con el cierre de todas las competiciones profesionales -menos el tostonazo de segunda, que dentro de poco empalmará una temporada con la siguiente. Con 42 interminables jornadas más un playoff de ascenso con seis partidos extra es un chicle indigesto e insulso- y la llegada del fin de curso y el verano, se imponen en los medios temas estúpidos sin la mayor trascendencia: fichajes sí pero no, culebrones del verano, planificaciones de plantillas… SO-PO-RÍ-FE-RO.

Pero el evento que se ha elevado por encima del resto, tan agobiante y aburrido como una tarde de canícula a 40 grados a la sombra es la Nations Leaguesolo comparable a la siempre lamentable ceremonia previa de la final de la Champions League. Es un canto a la estupidez, una vuelta de tuerca para ver si pueden hacer el fútbol aún más anodino de en lo que ha llegado a convertirse. Bajo mi punto de vista, el deporte más mediático, más atrasado y menos atractivo.

El formato de competición es confusión pura. Excepto algún enfermo, nadie sabe a ciencia cierta a qué da derecho si ganas la copa. La democratización del fútbol de élite: San Marino, Gibraltar, Kosovo, Chipre, Azerbayán, Lietchtenstein… Intentaré montar un equipo en la comunidad de vecinos para ver si nos podemos inscribir de cara a la edición 2023/24. Las etapas en línea del Tour de Francia, mientras estudiaba, eran mi sonido de fondo preferido para aderezar las siestas de julio. Pero, bien pensado, un Letonia – Andorra lo supera con creces…

¿Hay competiciones que, sinceramente, no sirven para nada?

Imagen de sipa en Pixabay

Publicar un comentario

Rellena el Captcha (para evitar el spam) * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.